Trayectoria

Tuve dos grandes maestros, mi padre y mi hermano. Ambos se llamaban José Vicens y es por lo que el estudio se llama Jovi Fotógrafos.

Eran los años 80 y me resultó complicado encontrar academias, escuelas o universidades para ampliar el legado de conocimiento que mi padre y mi hermano me cedieron, así que gran parte de mi aprendizaje terminó siendo autodidacta.

El estudio está en Alcoi, una ciudad industrial en un entorno natural, por lo que empecé a interesarme por la fotografía industrial y decidí convertirme en experto en fotografía publicitaria y de producto.

Una vez que tuve claro mi camino fue sencillo encontrar el aprendizaje que estaba buscando. Pronto surgió la posibilidad de viajar a Suiza y realizar un curso en la sede de Broncolor (fabricante no1 del mundo de flash). Fue una experiencia enriquecedora que me ayudó a volver con nuevos conocimientos e ideas para poner en práctica y crear el nuevo proyecto de Jovi Fotógrafos.

Más tarde llego la transición de lo analógico a lo digital. Era todo demasiado nuevo. Empecé a indagar en el mundo digital y mi interés por la fotografía se renovó. Pude dar rienda suelta a mis ideas y, lo más importante, pude plasmarlas con imágenes.

Cada proyecto que entra en el estudio lo hago mío. Trabajo junto al cliente y buscamos un objetivo común. Cuando fotografío un zapato, un perfume, unas gafas... me sitúo en el lado del consumidor y pongo todo sobre la mesa, o mejor dicho, sobre el plató.

Marc Vicens

“Ver no es suficiente, tienes que sentir lo que estás fotografiando”.

André Kertesz